viernes, 29 de marzo de 2013

Tomás Pavón


Viernes Santo. En mi pueblo, cuando la noche casi entra en el día siguiente, procesiona el Cristo de la Buena Muerte, obra del imaginero local Francisco Bonilla.

Para nosotros, El Tiempo de Saetas se acaba y lo hace con una grabación de 1935 en la voz más limpia, más sentida, más profunda y más flamenca que haya nacido en Andalucía: Tomás Pavón Cruz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario